Human Interest

Muere integrante de la tribu Yanomami en Brasil por Covid-19

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Se sospecha que la fuente de infección que tiene a la población Yanomami en Brasil en situación vulnerable y de peligro, proviene de las fuentes de minería ilegal en la zona.

Según los informes, un adolescente Yanomami de 15 años murió después de contraer Covid-19, lo que alimentó aún más los temores sobre el potencial de la enfermedad para acabar con las comunidades indígenas en la Amazonía.

La víctima, a quien las autoridades de salud llamaron Alvanei Xirixana, de 15 años, murió el jueves por la noche después de pasar casi una semana en cuidados intensivos en Boa Vista, una ciudad brasileña cerca de la reserva Yanomami.

El periódico Folha de São Paulo informó que Xirixana (el joven indígena) era de Rehebe, una aldea a lo largo del río Uraricoera el cual es usado por los mineros piratas para acceder ilegalmente al territorio rico en minerales.

El sitio web Amazônia Real dijo que los aproximadamente 70 miembros de la aldea habían sido aislados, así como los padres de la víctima, cinco trabajadores de la salud y un piloto local.

No estaba claro cómo o dónde se había infectado el adolescente, que según los informes vivía fuera de la reserva, aunque los informes han sugerido que los líderes Yanomami sospechan que los buscadores de oro ilegales podrían ser responsables de llevar el coronavirus a su comunidad de 26,000 miembros.

La muerte del adolescente ha reavivado recuerdos dolorosos para los Yanomami, así como temores sobre el potencial del coronavirus para causar estragos en las comunidades indígenas de América del Sur.

Carlo Zaquini, un misionero italiano que ha trabajado con los Yanomami en Brasil durante más de medio siglo, ha visto cómo las comunidades Yanomami han ido cayendo de rodillas durante las décadas del 70 y 80 por epidemias causadas por la afluencia de constructores de carreteras y mineros de oro.

Las autoridades sanitarias brasileñas han detectado hasta el momento 24 casos sospechosos de coronavirus entre la población indígena de 850,000 habitantes del país, según la agencia oficial de noticias Agência Brasil.

“Los indígenas han vivido con epidemias traídas por el hombre blanco desde el siglo XVI”, escribió el columnista Bernardo Mello Franco en el periódico brasileño O Globo esta semana. “Ahora, con la llegada del coronavirus, la amenaza ha vuelto”.

Se cree que hasta 20,000 buscadores de oro ilegales llamados garimpeiros están trabajando en el área habitada por los Yanomami a lo largo de la frontera de Brasil con Venezuela.

Sofía Mendonça, médica brasileña de salud pública que trabaja con comunidades indígenas, dijo que su desalojo era esencial para salvar vidas indígenas.

“Si no sacamos a estas personas de las áreas [indígenas], la posibilidad de contagio es mucho mayor”, advirtió Mendonça.

Zaquini dijo que esperaba que las autoridades de salud estuvieran mejor preparadas para proteger a los Yanomami que durante epidemias pasadas, con docenas de puestos de salud ahora existentes dentro de su reserva.

“Hay algunas cosas en el pasado que me dejaron traumatizado y espero que estas cosas no se repitan”, dijo Zaquini. “Pero veo la situación actual con pesimismo real”.

Write A Comment